5 motivos para aprender a esquiar en Vallnord-Arinsal

Andorra cuenta con dos grandes dominios esquiables: Grandvalira,  con más de 200 km divididos en 6 sectores (Tarter, Soldeu, Grau Roig, Pas de La Casa, Canillo y Emcamp); y Vallnord, que ofrece la mitad de kilómetros y ocupa la zona este del país y se divide en tres sectores Arinsal, Pal y Ordino-Arcalís.

Arinsal y Pal están comunicados por teleférico, por lo que pueden considerarse una misma estación. Ordino-Arcalís, la estación más alpina y que destaca por sus zonas de freeride, está a unos 20 km de distancia.

image
Arinsal desde el telecabina

Si también vais a sacar la L en este deporte y dudáis a qué estación ir, os doy los motivos por los que os recomendaría Arinsal:

  • Situación. El pueblo de Arinsal está a tan sólo 10 km. de Andorra La Vella, lo que da mucho juego para las actividades après-ski. En menos de 10 minutos llegamos a las principales zonas comerciales o al espacio termal Caldea-Inuu. Este último lo vamos a necesitar para relajar nuestras piernas…
  • Oferta de servicios. Alojarnos en el pueblo de Arinsal, comunicado con la estación de esquí por telecabina además de por carretera, nos permite estar muy cerca de pistas pero a la vez disfrutando de todo tipo de servicios: restaurantes, supermercado además de una amplia oferta de alojamientos con varios hoteles y apartamentos. Así que no necesitaremos mover el coche para nada.
  • Precio. Los remontes de Vallnord son más baratos que los de la mayoría de las estaciones, así como los alojamientos de la zona. Hay paquetes de hotel + remontes muy interesantes.
  • Pistas. Aunque hay nada más y nada menos que 1.010 metros de desnivel entre el pueblo de Arinsal, a donde llega la pista azul de Les Marrades; y la zona más alta de la estación en el Pic Negre, las pistas de Arinsal son muy anchas, lo que nos viene genial a los que empezamos con este deporte. Además, esta estación está comunicada con la de Pal a través de un teleférico que sale del Pic Negre, y el forfait es válido para las dos estaciones, con lo que no necesitamos quitar los esquís para acceder a las pistas de ambas.
  • Escuela de esquí.
  • Un curso de 15 horas fue más que suficiente para empezar a defendernos con los esquís. El tercer día ya estábamos bajando por pistas azules desde la zona del telesilla del Coll de la Botella. Y el último día desde lo más alto de la estación en el Pic Negre, aunque la niebla no nos dejó ver las espectaculares vistas. Todo esto gracias a la pericia de nuestro monitor Ángel, que llevaba 40 años dedicándose a esto; y al grupo
    porque aunque eran clases colectivas como mucho éramos 6 personas. ¡Fue genial!

    image