Siguiendo las huellas de las cáligas en Aller

 El pasado domingo unas 50 personas pudimos disfrutar de la visita guiada a las excavaciones arqueológicas de la Vía Carisa, organizada por el ayuntamiento de Aller para celebrar el día de la Ruta de La Plata. Esta calzada romana, promovida por el emperador Publio Carisio, comunicaba Astorga con Gijón a través de la abrupta cordillera Cantábrica.
image

El madrugón del domingo parecía que iba a merecer la pena según íbamos ganando altura y las vistas se hacían cada vez más impresionantes.
Aunque sin duda, lo mejor de la visita fue poder escuchar a los arqueólogos de los yacimientos.
La primera parada en las trincheras mineras de La Cava, donde parece que los romanos realizaron prospecciones para extraer oro.

image
Trinchera minera

La siguiente parada en las defensas de Homón de Faro. Allí el arqueólogo Jorge Camino nos habló de esta imponente defensa, que en un principio parecía realizada por los astures para protegerse de los romanos. Pero la prueba del carbono 14 dataría la construcción en el siglo VIII, siendo lo más probable que fueran defensas visigodas ante la ocupación musulmana.

image
Monte Curriechos al fondo

Enfrente teníamos el monte Curriechos, lo más esperado de la visita. Allí, con la arqueóloga Esperanza Martín, viajamos al siglo I para conocer la historia y funcionamiento de campamento romano situado a más de 1700 metros de altura. Un acceso complicado para el que las cáligas, el calzado de los legionarios con suelas de clavos, resultaban esenciales.

image
Vistas desde Monte Curriechos

Desde el campamento, al igual que los romanos, veíamos gran parte de Asturias. Desde Picos de Europa al mar Cantábrico, pasando por Oviedo.

image
En Monte Curriechos

Muy buena iniciativa por parte de ayuntamiento de Aller, que fomenta el senderismo y el conocimiento de nuestro patrimonio entre los ciudadanos.