Museu da Electricidade en Lisboa

image En el barrio de Belém, a las orillas del Tajo, muy cerca del monasterio de los Jerónimos, de la famosa torre de Belém, y del monumento a los conquistadores, se encuentra el mejor conjunto de patrimonio industrial de Lisboa, la central do Tejo. Se trata de la primera central térmica de Portugal. Este impresionante edificio fue declarado  Imóvel de Interesse Público  en 1986. Se convierte en museo en 1990, aunque se reforma y se da un giro al espacio expositivo en 2006, año de apertura del museo actual. Llegamos al museo en la línea de tranvía número 15, que va desde el centro a Belém, pero también se puede acceder en tren desde la estación de Cais do Sodré o en autobús. La entrada se encuentra en la plaza del carbón, llamada así porque era donde se almacenaba el carbón que llegaba en barcos por el Tajo en espera a ser utilizado en la central. image En la recepción nos recibe el guía, que nos va a  acompañar durante la visita.  Aunque los idiomas de las visitas son portugués e inglés, tenemos suerte y nuestro guía habla español, por lo que nos realiza la explicación en nuestro idioma. Si ya  nos había impresionado el exterior del edificio, en arquitectura del hierro recubierta de ladrillos macizos, el interior no se queda atrás, ya que contiene buena parte de la maquinaria de la central. La central estuvo en funcionamiento entre 1919 y 1975, aunque en los últimos años había sido relegada por las hidroeléctricas, ocupando un papel auxiliar. image image Empezamos el recorrido por la nave donde se encuentran las calderas de alta presión. Una de ellas ha sido musealizada y se puede acceder al interior. Esta nave es la más grande y la última en ser construida, aunque no rompe la estética del resto del conjunto. Seguimos el recorrido por el proceso de producción de energía eléctrica, a través de las antiguas naves hasta llegar a la sala de generadores. El museo, propiedad de EDP (Energías de Portugal), es un espacio cultural dinámico, que cuenta con diversas exposiciones itinerantes. Durante nuestra visita estaban montando una en la antigua sala de calderas de baja presión. image En el exterior del edificio hay una soleada terraza al lado del río donde podemos tomar algo con vistas al edificio. Es recomendable reservar la visita guiada antes de la llegada. Más información en la web del museo.